Cómo memorizar tu guion con rapidez

Si le preguntas a un actor cuál es la parte más complicada de su trabajo, muy probablemente te responda que la memorización de sus líneas. Aunque muchas personas relacionen la carrera actoral con facilidad para memorizar, aprenderse un texto es para muchos actores la parte más tediosa de esta hermosa carrera. Pero ¿cómo memorizar tu guion con rapidez?

Cómo memorizar tu guion con rapidez

La forma como memorizas los parlamentos puede afectar tu interpretación. Está comprobado que, si memorizas el texto dándole tonos e intenciones, muy probablemente adoptes esas formas y termines interpretando tu personaje con ellas, dejando de lado la organicidad y libertad de escuchar y reaccionar a lo que ocurre a tu alrededor. No se trata sólo de aprender unas líneas sino de absorberlas de manera que no tengas que pensar en qué texto continúa y mucho menos darle una entonación predeterminada. Por supuesto que el texto finalmente tendrá forma, pero ésta se formará instintivamente conforme vayamos reaccionando momento a momento a la conducta del otro en las circunstancias imaginarias que plantea el autor y/o director (Técnica de Sanford Meisner).

Primeros pasos

Antes de pensar cómo memorizar un guion con rapidez debemos empezar por buscar un lugar tranquilo donde realizar lecturas a consciencia de la obra. Lecturas sin ningún tipo de emoción, neutrales, sin marcaciones de ningún tipo, dejándonos sorprender por lo que nos dice el propio texto.

El siguiente paso es memorizar y son muchas las técnicas que pueden ayudarnos a hacerlo. A cada individuo le funcionan distintas técnicas de memorización. Hay incluso quienes usamos una mezcla de varias con el fin de llegar al objetivo. En esta nota hemos recopilado un conjunto de métodos que te ayudarán a memorizar tu guion con rapidez. Te invitamos a probarlos y adaptarlos a tus necesidades. Y, si usas otra técnica, te invitamos a compartirla con nosotros en los comentarios.

 

Cómo memorizar tu guion con rapidez

  1. Escríbelo

Al transcribirlo tu cerebro realiza una acción doble que permite consolidar en tu memoria: memorizar la frase y escribir la frase. Puedes escribir la obra completa (es la opción que recomendamos), sólo tus partes o incluso solo algunas frases importantes para tu personaje.      

2. Grábalo

Al tenerlo grabado puedes escucharlo en los momentos en que no puedes sentarte a leer. Por ejemplo, mientras manejas, cocinas, te bañas e incluso escucharlo mientras duermes. Con respecto a las formas para grabarlo son muchas. Puedes grabar el texto de todos los personajes (es la opción que recomendamos porque sirve también para memorizar las entradas anteriores a tu texto), sólo tu texto o sólo el texto de los otros personajes dejando el espacio para decir el tuyo. Hay a quienes les funciona grabar al inicio del proceso una primera versión con todos los textos y luego grabar una segunda versión donde sólo estén los textos de los otros personajes. Hay otros que graban el texto completo pero los textos propios los graban con muy poco volumen, básicamente para que sirva como referencia respecto al tiempo que te tomará decir tus líneas. Existen incluso aplicaciones que te facilitan el trabajo: Rehearsal por ejemplo.

Grabar tu texto te ayuda a escucharlo cuando no puedes leer

3. Leerlo en voz alta

Al verbalizarlo reiteradas veces, al igual que al escribirlo, el trabajo para el cerebro se duplica por lo que poco a poco se va afianzando. Lo ideal es que las primeras lecturas sean del texto completo y luego, leas únicamente los textos de los otros personajes y respondas en voz alta con tus textos. En esta técnica ayuda aún más el realizar las lecturas mientras caminamos.

Repetir tu texto en voz alta te ayuda a aprenderlo más rápido

4. Pedir ayuda con las réplicas

Esta técnica te permite concentrarte sólo en tu parte, la otra persona será quien diga los demás textos. Es importante que tu ayudante verifique que tus diálogos sean iguales a los que figuran en la lectura, de lo contrario corres el riesgo de aprendértelo con errores.

Pide a alguien que te ayude con las répicas

Uses la técnica que uses, es trascendental que recuerdes la importancia de la neutralidad al momento de aprender. Por ello te recomendamos, además de las técnicas, practicar tus líneas mientras juegas con una pelota. El juego puede consistir simplemente en lanzar la bola hacia arriba y hacerla rebotar en tu mano manteniendo un mismo ritmo. Si el ritmo del juego se detiene probablemente se trate de un punto del texto que debes trabajar más así que aprovecha de marcarlo y sigue jugando. Con este ejercicio, no solo harás divertida una de las partes más tediosas de nuestra carrera, sino que te ayudará muchísimo para no pensar en el texto durante tu trabajo interpretativo.

 

Usando cualquiera de estas técnicas podrás memorizar tu guion con rapidez. Y, conforme vayas repitiendo las escenas en cada ensayo, irás haciendo tuyo el texto mientras vas descubriendo el apasionante mundo interior de tu personaje.

Las repeticiones del texto durante los ensayos te ayudarán a fijar tu texto

Si algo de lo que hemos puesto te sirve, por favor compártelo con otros, tal vez a ellos también pueda servirles. De igual manera si conoces otras técnicas te agradeceríamos que pudieras comentarlas, a nosotros también nos ayudará.

 

Deja un comentario