Consejos para no encasillarte en un personaje

Seguramente has visto a un actor/actriz en una obra de teatro o una película, y puedes deducir fácilmente cuál es el perfil de su personaje, o su rol en el argumento. Esto se conoce en el mundo de la actuación como encasillarse. Si quieres evitar caer el mismo error, te dejamos a continuación algunos consejos para no encasillarte en un personaje.

CONSEJOS PARA EVITAR ENCASILLARTE EN UN PERSONAJE

¿Qué es encasillarse?

Son características que de manera inconsciente adopta un actor al realizar un personaje exitoso. Por desgracia, en ocasiones pueden perseguirlo a otros roles y se vuelve muy difícil salir de eso. Por ejemplo: Si has seguido una serie de éxito como Friends, seguramente viste que algunos de sus actores han trabajado otras en diferentes series o películas. Sin embargo, es raro verlos – en un personaje que por sus características debe ser distinto – sin notar que conservan los mismos rasgos. A pesar de tratarse de otra serie, ambiente, realidad y estar rodeado de otros actores totalmente diferentes, ves en ellos las mismas inflexiones vocales, gestos, movimientos corporales y conducta que el personaje que los llevó al éxito.

 

A veces también sucede que un actor/actriz es llamado para hacer siempre un tipo de personaje, o que después de haber tenido un personaje popular – aunque haga diferentes papeles -, el público lo identifique con el personaje que lo hizo popular. Eso es un actor encasillado. 

 

¿Es posible salir del encasillamiento?

Sí, si es posible. Aunque debemos reconocer que una vez que un actor se ha encasillado, lo han encasillado o se encasilla, resulta muy difícil. Este problema se produce debido a tres factores básicos: Las conveniencias de la productora o director(a) que contrata; el grado de identificación que ha logrado en el público; y la conveniencia del mismo actor.

Conveniencia de productora(S) y/o directores

Algunas productoras, buscan popularizar su producto con actores que tengan cierto grado de notoriedad a fin de que el público puede identificarlos. Lo que buscan es más popularidad y mayor ganancia. Para obtener un éxito taquiller, ofrecen sueldos atractivos. Esto, a la larga, encasilla al actor. El público empezará a identificarlo por un tipo determinado de papel por el que posteriormente será convocado hasta agotar la simpatía del auditorio, que cansado de ver lo mismo buscará otras opciones.

Esto suele extenderse también a muchos directores que trabajan con los mismos actores (ya hemos tocado este tema en la nota anterior sobre qué es lo importante del actor para el director).

El público

Es otro detonante, hay públicos sobre todo populares, que fabrican ídolos de aquellos personajes con los que se sienten identificados y relacionan de tal manera al actor con el personaje que interpreta, que buscan verlo en ese rol. Esto satisface temporalmente a los fans que no tienen conciencia del daño que muchas veces le realizan a un actor por esa forma equivoca de apreciación.

El actor

Algunos aceptan personajes semejantes a los realizados, quizá por la facilidad de hacer un personaje parecido que lleva menos trabajo construir, por conveniencia económica, o falta de talento para crear otros.

Salir del encasillamiento es difícil, aunque existen ejemplos excepcionales como Daniel Day-Lewis, Meryl Streep, Leonardo Di Caprio, Charlize Theron o Johnny Depp.

El actor que ofrece distintas versiones abrirá muchas puertas, porque, aunque sea cómodo trabajar un solo personaje, si no cambias de vez en cuando te cambiarán por otras opciones que aporten diferentes alternativas.

¿Se puede trabajar encasillado?

Por supuesto, pero, si ansías obtener más papeles, tienes que arriesgarte a salir de tu zona de confort.

Consejos para no encasillarte en un personaje

  • El más importante, conócete. debes saber hasta dónde puedes y quieres llegar para evitar encasillarte. Examina las características propias que plasmas en tus personajes y aquellas que debes potenciar para hacerlo diferente de lo habitual, ya sea por medio de la práctica o al aceptar roles que consideres como un reto.
  • Trabaja en diferentes roles, publicidad, fotografía, eventos, teatro, cine, radio, televisión, etc., eso te dará numerosos puntos de vista sobre los diferentes personajes que puedes crear.
  • Analiza tu entorno, conversa con personas que tengan diversas características que creas que te faltan. De esta manera, las podrás estudiar y componer  en base a ello variados registros.
  • No seas soberbio. La vanidad es mala consejera.
  • Quizás te resulte difícil llorar, ser gracioso, serio, malvado, etc., si no pruebas varias alternativas, no sabrás si tienes posibilidades de realizarlo.
  • Prepárate bien: Estudia y practica canto, danza, esgrima, un instrumento musical por lo menos, clown, impro, declamación, etc., intenta expandir tu talento en diferentes universos escénicos.
  • Y no tengas miedo a explorar, actuar no es una profesión que se aprende en un curso o taller, se aprende a lo largo de probar diversas técnicas y practicarlas.

CONSEJOS PARA EVITAR ENCASILLARTE EN UN PERSONAJE

Sigue estos pequeños consejos para no encasillarte en un personaje. Toma todo lo que vivas como una experiencia nueva que puede enseñarte hasta donde puedes expandir los límites de tu talento y llegarás donde nunca soñaste hacerlo.

Deja un comentario